Siracusa y Alrededores


Ortigia, Siracusa

 En el golfo sicanio se encuentra una isla tendida frente al undoso Plemirio; los antiguos la llamaron Ortigia ...
Virgilio, Eneide, Libro III

Siempre hermosa, con su clima leve, la provincia de Siracusa es la meta ideal para todas las temporadas. Mar, natura, Cultura y Tradiciones a descubrir durante todo el año. Siracusa dónde se encuentra el teatro griego, uno de los más atrayentes, entre los edificios más grandes para espectáculos realizados por los Griegos y llegados hasta nosotros, y dónde desde 1914, cada año se reproponen las representaciones clásicas.

El interés para la espléndida grecidad no deve hacer pasar por alto el hecho de haber sido Siracusa sícula, romana, bizantina, arabe, normana, suabia, aragonés, catalana, borbónica y de estas multiciplidades históricas guarda ricas y atrayentes huellas. Siracusa puede visitarse desde la isla de Ortigia, el corazón de la ciudad, saliendo desde Plaza Archimede, el lugar más chic de la ciudad hasta la decada de los Sesenta.

Otro lugar fundamental es la Plaza de la Catedral, un marco barroco dentro del cual destaca la catedral, resultado de la adaptación del antíguo templo de Atena (Siglo V a.C.), la Fuente Aretusa con sus papiros, mítica planta que crece espontáneamente a la orilla del río Ciane, el Palacio Bellomo (Siglos XIII - XV) asiento del Museo Regional de Arte Medieval y Moderno.

Encuéntranse ahí importates obras escultóricas y pictóricas así como también apreciables ejemplos de artes minores, la obra más notable siendo la Anunciación de Antonello da Messina. Es imposible resumir la hermosidad de la isla de Ortigia, la ciudad vieja de Siracusa: tanto si se visita siguiendo itinerários preestablecidos, como al hazar, siempre se encuentra el mar, el grande puerto natural, tan hermoso a la puesta del sol, el mercado, muchísimos monumentos, los olores por las calles.

 

Metas en los alrededores:

A una hora de Siracusa: Noto (maravilla barroca reconocida por la UNESCO), la reserva natural de Vendicari, que se extiende a lo largo del trecho costero del Golfo de Noto y el arrabal marinero de Marzamemi; la más grande necrópolis de la cuenca del Mediterráneo, es decir Pantalica; a unos kilómetros de la ciudad de Siracusa la reserva del río Ciane y el área marina protegida del Plemmirio, las playas de Fontane Bianche. La ciudad y el campo de Modica. La hermosa y vivaz Catania.
A dos horas de Siracusa: la antígua ciudad de Ragusa Ibla, ella también considerada por la UNESCO entre los bienes patrimonio de la humanidad.